Sistemas de retención infantil: Normativa y consejos

Los sistemas de retención infantil se utilizan para sujetar a los más pequeños cuando circulan en algún vehículo. Las lesiones a las que están expuestos, hacen que su seguridad deba multiplicarse para evitar cualquier contratiempo.

Esta demostrado que, en caso de accidente, los sistemas de retención infantil reducen las muertes de los niños en un 75%. Sin duda, una cifra demoledora. Además, estos sistemas reducen en un 90% las lesiones ocasionadas a los más pequeños.

Qué niños deben utilizar los sistemas de retención infantil obligatoriamente

Según la Ley de Tráfico, todos los menores de 135cm. deberá utilizar siempre un sistema de retención infantil adaptado a sus características físicas (estatura y peso). Los niños que utilicen estos sistemas, deberán siempre situarse en los asientos traseros del vehículo para evitar lesiones más graves.

Cómo utilizar los sistemas de retención infantil

Los expertos nos indican que el sistema de retención infantil más prematuro es el cinturón de seguridad. Cuando la futura madre está embarazada, debe colocarse el cinturón con el fin de protegerse a ella misma y al futuro bebé. Debemos colocar el cinturón por debajo de nuestro abdomen, ajustándolo a los huesos de las caderas.

Cuando el bebé nazca, debemos comenzar a utilizar los sistemas de retención desde el inicio. Debemos comprobar qué sillas infantiles están homologadas y cuáles son las más adecuadas para nuestro recién nacido.

Existen dos formas de sujetar una silla de retención infantil; mediante el sistema ISOFIX y mediante el cinturón de seguridad.

Sistema Isofix

El sistema Isofix se basa en tres puntos de ajuste: uno que interviene en la rotación de la silla y dos entre el asiento del vehículo y la parte de atrás del sistema de retención.

La homologación de estos sistemas se demuestran mediante el cumplimiento de la normativa europea. Los sistemas homologados llevan una etiqueta de homologación ECE R44/04 y norma i-Size.

Normativa según el peso del niño

Grupo 0 y 0+ (hasta 13 kg.)

Los sistemas de retención para niños de hasta 13kg. deben utilizarse en el sentido contrario a la marcha del vehículo. De esta forma se ofrece una protección mayor en puntos clave como el cuello, la columna vertebral y la cabeza. El niño nunca deberá sobrepasar el respaldo con su cabeza. En tal caso debemos adaptar una silla nueva para evitar incidencias.

Grupo 1 (9-18 kg.)

Los sistemas de retención para este grupo deben instalarse antes de incorporar al niño encima del mismo. Se deben ajustar debidamente mediante el cinturón de seguridad o mediante el sistema IsoFix comentado más arriba.

Grupo 2 y 3 (15-36 kg.)

Este grupo de niños precisan asientos y cojines elevadores especializados. Los niños ya son demasiado grandes para un sistema de retención como el comentado en los demás grupos, pero aún son pequeños para el clásico cinturón que incorpora el vehículo.

Niños de más de 135 cm

Los niños menores de 12 años pero que superen los 1,35m. pueden utilizar los cinturones del vehículo. Sin embargo, es aconsejable que los niños utilicen los sistemas de retención infantil hasta alcanzar los 1,50m.

Comparte este post:


0 Comentarios


Añadir un comentario:

Contacta con nuestros centros de formación

En TRAFIK, tenemos un alto porcentaje de aprobados en carné de moto o coche, este éxito se debe a nuestra exclusiva fórmula de aprendizaje. Elige nuestro centro más cercano a tu lugar de residencia o trabajo, pero si lo deseas, puedes matricularte a través de nuestro sistema de formación on line. Si necesitas asesoramiento, estamos a su disposición para cualquier duda o consula. Accede ya a nuestro formulario de contacto.